Calamidad

Calamidad Vintage apuesta por un modelo de compra y venta de ropa sostenible, basada en la reutilización y el reciclaje de prendas usadas con el propósito de disminuir los residuos propios de la fabricación textil y su impacto ecológico. Nuestros hábitos de consumo en lo referente al ámbito textil tienen consecuencias directas sobre el medio ambiente, por lo que la compra y venta de bienes usados ayuda a reducir el impacto ambiental que los medios de producción textil provocan. Desde nuestro comienzo hemos apostado por la puesta en valor de artículos vintage minuciosamente seleccionados, incidiendo en la necesidad de cambiar la mentalidad actual con respecto a las técnicas mayoritarias de producción textil, con fenómenos como el de la moda desechable o fast fashion. También desde un primer momento apostamos por una línea de accesorios hechos a mano, fusionando creatividad y calidad en artículos únicos a precios muy asequibles.

Calamidad Vintage apuesta por un modelo de compra y venta de ropa sostenible, basada en la reutilización y el reciclaje de prendas usadas con el propósito de disminuir los residuos propios de la fabricación textil y su impacto ecológico. Nuestros hábitos de consumo en lo referente al ámbito textil tienen consecuencias directas sobre el medio ambiente, por lo que la compra y venta de bienes usados ayuda a reducir el impacto ambiental que los medios de producción textil provocan. Desde nuestro comienzo hemos apostado por la puesta en valor de artículos vintage minuciosamente seleccionados, incidiendo en la necesidad de cambiar la mentalidad actual con respecto a las técnicas mayoritarias de producción textil, con fenómenos como el de la moda desechable o fast fashion. También desde un primer momento apostamos por una línea de accesorios hechos a mano, fusionando creatividad y calidad en artículos únicos a precios muy asequibles.

En 2018 la industria textil española superó por primera vez desde 2011 las 200.000 empresas, con un alza interanual del 4%. Al mismo tiempo, los consumidores están cada vez más concienciados en lo relativo al impacto medioambiental que supone fabricar determinadas prendas textiles, así como las condiciones precarias a las que se ven sometidos numerosos trabajadores en las fábricas donde se produce la ropa. Pese al auge del fenómeno slow fashion y los crecientes hábitos de consumo ético y sostenible, la gran mayoría de las empresas textiles optan por modos de producción agresivos con el medio ambiente. Por ejemplo, la fabricación de unos pantalones vaqueros supone un consumo de aproximadamente 10.000 litros de agua, 2.500 litros si se trata de una camiseta de algodón. Teniendo en cuenta estos datos, si cada consumidor optase por un modelo de desarrollo textil sostenible, se ahorrarían 12.500 litros de agua por cada conjunto de camiseta y pantalón que adquiriese. Desde el inicio de Calamidad Vintage a fecha de 11de junio de 2018, más de 1.500 prendas recicladas han sido vendidas en nuestro establecimiento. Si calculamos la media de agua consumida en los procesos de fabricación textil, este consumo ha supuesto el ahorro de 9,375.000 litros de agua que no han sido utilizados en la fabricación de las prendas consumidas en poco más de un año. Basándonos en las previsiones de nuestro plan de negocio, se calcula que a lo largo del año 2020 Calamidad Vintage producirá una cantidad determinada de ropa, reciclada y fabricada utilizando métodos de producción sostenible, que supondrá el ahorro de más de 15,000.000 litros de agua en un solo año, con un impacto muy positivo para la huella hídrica en los procesos de fabricación textil.

Image5
Diademas estilo turbante fabricadas a mano por Calamidad a partir de telas vintage.

La fabricación textil también supone un alto impacto de contaminación en el medio ambiente, al que se suma el incorrecto depósito de productos textiles en vertederos; se estima que el 75% de la ropa que compramos acaba en vertederos, sin llevarse a cabo las tareas correctas que deberían desempeñarse en plantas de gestión de residuo y aumentando la contaminación con el vertido de sustancias peligrosas para el medio ambiente. Por cada prenda de segunda mano comprada, reducimos el impacto que esta prenda tendría si fuera nueva en un 5%, ya que se trata de un bien ya consumido con anterioridad al que se le da una nueva vida, sin cerrar el ciclo tradicional del consumo textil por el que toneladas de ropa terminan en vertederos. Teniendo en cuenta los procesos de reutilización que llevamos a cabo en Calamidad Vintage, se estima que por cada prenda reutilizada obtenemos 1,3 prendas -se trata de una estimación ya que, en ocasiones, una sola prenda es reutilizada para la elaboración de hasta 4 y 5 productos nuevos como complementos para el cabello o pañuelos-, lo cual supone que por cada 500 prendas que pasan por nuestro establecimiento, obtenemos un beneficio de 150 prendas nuevas, confeccionadas gracias al reciclaje textil. Por lo tanto, esas 150 prendas nuevas se suman a las otras 1.500 que han sido reutilizadas para su venta como bienes usados durante el último año, reduciendo así el impacto ecológico de los procesos de fabricación textil no respetuosos con el medioambiente.